Arquetas hundidas impiden reabrir la calle Ramón y Cajal a los autobuses

La calle Ramón y Cajal, ubicada en pleno centro de Getafe, ha estado cortada durante buena parte del verano a consecuencia de las obras de sustitución del adoquinado por asfalto en la calzada de la misma, demanda que los vecinos de Centro consiguieron sacar adelante a través de los Presupuestos Participativos del 2017.

Tras la finalización de la actuación, esta calle ha sido reabierta hace unos días al tráfico de turismos, pero el paso de autobuses de líneas urbanas e interurbanas, desviado durante la ejecución de las obras, aún no ha sido autorizado. Tampoco los camiones pueden circular, de momento, por la calle Ramón y Cajal.

Según informaciones que ha podido recabar GETAFENSE, la causa de que la calle Ramón y Cajal aún no esté reabierta al paso de autobuses y camiones se debe al hundimiento de varias arquetas y sus correspondientes rejillas, pese a la reforma durante estas pasadas semanas de la calzada. El paso de vehículos de mayores dimensiones y mayor tonelaje sobre estas arquetas puede suponer un riesgo tanto para la seguridad de autobuses y camiones como para un mayor hundimiento de las rejillas.

Según apuntan algunas fuentes consultadas, el problema se debería, en primer lugar, al paso de un pequeño camión momentos después de la terminación de las obras, antes de que estuviera consolidado el material de construcción instalado, así como a una posible mala ejecución de las arquetas. En los próximos días se prevé reabrir las arquetas y realizar de nuevo las mismas para evitar que se reproduzcan de nuevo los desperfectos causados en la vía sólo unas pocas horas después de su reapertura.

La fecha en que las líneas de autobús urbanas e interurbanas recuperarán su recorrido habitual aún se desconoce, pero se espera que pueda ser ya la semana próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: