Biolíbere Economato Ecológico: consumir desde lo cercano en Getafe

Es frecuente que la gente diga que el consumo responsable de productos ecológicos es oportuno pero sigue siendo caro y difícil. En Getafe, un grupo de personas decidió dejar de usar este argumento como excusa y prefirió buscar alternativas para hacerlo más sencillo y económico. Hoy forman una asociación sin ánimo de lucro con más de 100 socios y una tienda de productos ecológicos en la calle Giralda, en Getafe Norte.

“Todo esto antes era huerta”. Seguramente todos hayamos escuchado esa expresión en más de una ocasión en referencia a varios barrios de Getafe. Hoy, sin embargo, prácticamente toda la alimentación que consumimos se produce a cientos o miles de kilómetros de nuestra ciudad, y lejos de comprársela a algún productor local, solemos acudir a grandes superficies cuyos dueños nada tienen que ver con el municipio y de cuya forma de producción nada sabemos.

Sin embargo, una pequeña tienda en el barrio de Getafe Norte empieza a hacer frente a esta realidad. “Procuramos ofrecer productos locales o que se hayan producido lo más cerca posible, utilizando métodos ecológicos respetuosos con el medio ambiente”, dice Emilio Lázaro. Él, junto a Lourdes López, regenta la tienda Biolíbere Economato Ecológico, un proyecto impulsado por una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es poder comercializar a buen precio productos ecológicos de todo tipo.

Emilio y Lourdes son los responsables de atender la tienda de Biolíbere Economato Ecológico, un proyecto que ellos denominan como el “grupo de consumo” más grande de Getafe.

“Trabajamos con particulares que tienen huertos en Getafe. Por ejemplo, vendemos productos de un chaval que tiene una pequeña huerta detrás del Cerro o con un matrimonio que montó un huerto en una parcela vacía de El Bercial”. Si bien estos productos no tienen el sello ecológico “seguramente por el precio tan elevado que supone obtenerlo”, son productos cultivados con métodos respetuosos con el medio ambiente.

Porque no sólo venden productos de alimentación. También tienen productos de cosmética, de limpieza… la inmensa mayoría de ellos cuenta con el certificado ecológico. Una forma de obtener estos productos a precios más bajos se debe a que participan en diferentes redes de ámbito supramunicipal, como la Asociación Española de Agricultura Ecológica, la Red de Economía Alternativa y Solidaria (Mercado Social) o el Grupo de Economía Solidaria.

Implicación de los socios

La asociación tiene una Junta Directiva elegida por los socios, pero la principal forma de organización que tienen es mediante comisiones de trabajo. Los socios tienen que hacer al menos 3 horas de voluntariado al año, “aunque normalmente todos hacen más”, aseguran. Entre estas tareas, se encuentran las de limpiar la tienda, manejar las redes sociales, organizar charlas, cursos, talleres… También suelen preparar las cestas de alimentos semanales que muchas personas compran como pack. “Cualquier aportación de los socios al colectivo es siembre bienvenida”, apunta Emilio.

Ser socio también implica una serie de beneficios, ya que cuentan con precios especiales en todos los productos de la tienda, por lo que “normalmente, todas aquellas personas que vienen a comprar con asiduidad, se asocian, para poder tener estas ventajas”

Proyecto social y educativo

Además, una parte fundamental del proyecto es la que está relacionada con “la formación y la concienciación acerca de la importancia para la salud de una alimentación equilibrada y de calidad” Es por ello que suelen organizar charlas y talleres de diferente tipo, como por ejemplo de elaboración de masas con harinas, recetas con agar-agar, batidos verdes, cosmética natural, salud mental y alimentación,… También organizan actividades como visitar a agricultores y productores vinculados al proyecto con el objetivo de que los socios conozcan los métodos de producción.

Apoyo a iniciativas autogestionadas

En línea con la propia filosofía del proyecto, Emilio asegura que en Biolíbere sienten “responsabilidad social para con nuestro entorno”, por lo que apoyan en la medida de lo posible a otros proyectos e iniciativas comunitarias que vayan en la línea de los principios y objetivos que tienen en la asociación. Un ejemplo de esta implicación sería el apoyo que le han dado al Huerto Urbano Social y Comunitario “Plántate” del barrio de El Bercial, o como han contribuido a que un grupo de personas que tenía interés en ello haya podido organizar actividades deportivas y un grupo de gimnasia en el barrio del Sector III.

Hacia un supermercado cooperativo

Inspirándose en “Food Coop”,  un documental que versa sobre uno de los supermercados de alimentos cooperativos más antiguos de Estados Unidos, la asociación ha decidido empezar a estudiar la posibilidad de impulsar un supermercado cooperativo en Getafe.

“Cuanto mayores cantidades de producción compremos, más barato es el precio unitario, y más facilidades para que la gente decida comprar productos ecológicos”. También suponen que el ofrecer más variedad de productos ecológicos en un mismo lugar físico puede animar a los vecinos a acudir allí a hacer sus compras.

Por lo pronto, han hecho convocatorias públicas para todas aquellas personas que pudieran estar interesadas en el proyecto y ya ha salido un grupo promotor para “empezar a poner en común ideas y necesidades” y fijarse una hoja de ruta. “Aspiramos a que este proyecto pueda ser una realidad en un año y medio o en dos, y podamos tener un supermercado cooperativo de unos 400 metros en plena ciudad de Getafe”, dice Emilio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: