Las instalaciones deportivas privatizadas de Getafe, en el limbo de la precariedad

Si hay una palabra para definir el estado de la práctica totalidad de las instalaciones deportivas municipales, esa es precariedad. Pero no solo en sus infraestructuras, también en las condiciones laborales de sus trabajadores

A finales de agosto trascendió a nivel nacional una oferta de trabajo en el Complejo Acuático y Deportivo Getafe Norte, que fue privatizado por el Gobierno del Partido Popular en 2012, siendo alcalde Juan Soler. El anuncio, difundido por el canal de televisión Antena 3, detallaba que se trataba de un puesto de socorrista por un salario de 2 euros la hora.

Se trata de un caso que se suma a la lista de perjuicios provocados por la concesión de servicios deportivos municipales a manos privadas, algo que ya sucede en la práctica totalidad de los centros públicos de Getafe.  “Es un espacio que hemos perdido para los vecinos, nos hemos quedado sin instalaciones”, lamenta Jesús, tesorero de la Asociación de Vecinos Getafe Norte, sobre la privatización de la piscina de este barrio, “una de las mejores de Getafe”: “Cuando Juan Soler la vendió, sabía lo que hacía”.

La gestión de este complejo fue cedida a Forus para 30 años. Fue la primera privatización mediante concesión de la gestión de las instalaciones en el municipio, aunque ya había experimentado un proceso similar: ya había sido privatizado de facto por el anterior Gobierno socialista, mediante la contratación de servicios. Pese a que la alcaldesa Sara Hernández firmó un acuerdo ante notario con Ahora Getafe, en el que aseguraba que municipalizaría este complejo, fuentes de este grupo municipal apuntan que “ni cumple su compromiso ni realiza una inspección seria del servicio”.

“Durante años se estuvo haciendo una labor de denuncia permanente de las condiciones de trabajo en la piscina”, comenta Antonio Ribagorda, secretario de Acción Sindical de CGT Zona Sur. Este era el sindicato mayoritario hasta la llegada de Forus que, apunta, tuvo “unas condiciones prácticamente de regalo por parte del Gobierno municipal a la empresa”.

En este sentido, Ribagorda destaca que “su nicho de negocio, lo que a ellos les importaba, era el gimnasio; la piscina se ofertaba como un valor añadido”. “En la práctica, se eliminó toda la labor social que hacía la piscina: prácticamente todas las personas mayores o con discapacidad que acudían se fueron yendo a la piscina de La Alhóndiga-Sector III porque, además, también se dispararon los precios”, lamenta. Además, el mantenimiento dejaba mucho que desear: la suciedad y abandono del recinto hizo que tuviera que llegar a intervenir Sanidad por cuestiones graves de salubridad de las instalaciones.

Un anuncio para trabajar de socorrista en la piscina de Getafe Norte ofrecía un salario de 2 euros la hora

Una de las primeras decisiones de la empresa fue, en palabras de este sindicalista, “laminar la representación de los trabajadores para que no hubiese posibilidad de continuar las denuncias”. De hecho, la sección sindical disminuyó poco a poco: “Despidieron a la mayoría de forma improcedente, con bajas incentivadas, y si no, a base de presiones constantes… Al final, muchos decidieron marcharse”.

Forus separó la plantilla en dos empresas distintas. Una de mantenimiento y limpieza, la otra de monitores. En la práctica, esto acabó con el comité de empresa. “Dividiendo la plantilla en dos, en ninguno de los dos casos se llega al mínimo para constituir un comité, eligiéndose un delegado sindical por cada uno de los dos grupos”, explica Antonio que, no obstante, pudo mantener entonces un delegado sindical en la piscina.

Pero el conflicto entre sindicatos y empresa no acabó aquí: “Lo siguiente que hace Forus es promover elecciones sindicales, en un proceso absolutamente controlado por la empresa y lleno de irregularidades, con la única finalidad de expulsar a CGT”. Su compañero de sindicato no salió elegido y fue despedido por la empresa. Por parte de la candidatura rival, “la persona elegida estaba curiosamente de baja y nunca más ha vuelto a trabajar, con lo cual a fecha de hoy no hay representación de los trabajadores”.

Los polémicos pliegos para La Alhóndiga-Sector III

Otro de los casos de privatización de instalaciones públicas más polémicos ha sido el del Complejo Deportivo Municipal La Alhóndiga-Sector III, que en esta ocasión fue sacado a concurso por un Gobierno socialista y adjudicado a Ferrovial, dentro de un contrato que incluye la gestión de múltiples centros deportivos de la ciudad. Cabe destacar que esta empresa es la adjudicataria de todos los centros municipales de deporte en Getafe, excepto San Isidro, Juan de la Cierva y el mencionado Getafe Norte.

El contrato finalizó hace unos meses y Ahora Getafe pidió que se remunicipalizase este centro, pero el Ayuntamiento, sin embargo, ha prolongado la privatización dos años -prorrogables a otros dos- sacando de nuevo la adjudicación a licitación.

En los nuevos pliegos, y al igual que en el caso de Getafe Norte, el contrato ha dividido en tres partes para todas estas instalaciones, algo a lo que ya se opusieron trabajadores, sindicatos y todos los partidos de la oposición. El servicio antes era prestado por una plantilla que trabajaba para una única empresa, aunque trabajara en centros distintos, y ahora será separada por el tipo de servicio, en el que se distinguirán: taquillas,  monitores y socorristas, y mantenimiento y jardinería.

Un delegado de CGT fue despedido tras no ser elegido en unas elecciones sindicales en lo que, denuncian, fue “un proceso lleno de irregularidades”

El Ayuntamiento justifica esta variación en la nueva Ley de Contratos del Sector Público, que ampara esta posibilidad, pero desde CGT subrayan que “no es una obligación, en ningún momento exige que tenga que fraccionarse en pliegos menores: eso es una decisión política que toma el ayuntamiento”. En el consistorio también defienden que una empresa puede optar a los tres concursos, “pero eso no se sabe hasta que concursan”, dicen en CCOO.

Rafael Egido, sindicalista de CCOO en Ferrovial -actualmente se encuentra de baja-, explica a este periódico que “divididos en tres se merma la defensa sindical de los trabajadores: desaparece el comité de empresa y solo quedan delegados. Se reduce nuestro poder en la negociación colectiva”. A ello se suma la precariedad laboral. Según denuncian, se contrata únicamente por temporadas: por ejemplo, con contratos de monitores que en algunos casos son de 10 horas a la semana.

“Cuando concursa, una empresa lo que mira es el beneficio, y hay muchas forma de sacarlo; una de ellas, repercutiendo laboralmente en los trabajadores”, comenta Egido. “El Ayuntamiento dice que no va a haber despidos que, al contrario, se va a contratar a más personal, pero a nosotros no nos salen las cuentas leyendo los pliegos”. Aunque valoran que el consistorio atendiera sus demandas, critican que estas fueran obviadas: “No nos hizo caso, nosotros pedíamos que la empresa no se dividiera”.

Además, hace unos años existía un convenio colectivo para todas las instalaciones acuáticas de la Comunidad de Madrid y, durante el gobierno de Juan Soler, consiguieron que se unificaran los cuatro convenios distintos que había entonces, tras una negociación con Ferrovial”. “Lo luchamos, lo peleamos y lo ganamos, aunque no sabemos qué va a ocurrir ahora”, relata una trabajadora del centro a este periódico.

En cualquier caso, Egido destaca que “no es bueno que cada cuatro años estemos constantemente cambiando de empresa, porque las direcciones son distintas, no es como una empresa pública que siempre tienen la misma gestión. Además, los sueldos son bajos y remunicipalizar sería un ahorro para las arcas municipales”.

CCOO llevó a Pleno una propuesta para evitar la división del pliego, pero no salió adelante. Luego lo volvió a llevar CCOO de Comarca Sur y salió favorable, con el apoyo de toda la oposición. Entonces, la respuesta del Ayuntamiento fue la mencionada ley de contratación pública. “Siempre pensamos que hay algo de fondo cuando estás haciendo una cosa a la que no estás obligado, si el servicio que está dando la empresa pública con 113 trabajadores no está dando problemas, no se entiende por qué se divide”, relatan en CGT, que añaden: “Hay una intención de debilitar la representación sindical”.

En los pliegos se establece una rebaja del 18% respecto al presupuesto anterior, lo que para los sindicatos “dice mucho de su intención: ofertar menos dinero por el mismo servicio”. Aventuran que, dadas estas circunstancias, los resultados no pueden ser más palpables: las empresas van a jugar a la baja. Estas adjudicatarias ya han sido anunciadas por el Ayuntamiento. Se trata de tres de las empresas con mayor volumen de negocio en la prestación de estos servicios en toda España: Valoriza, Eulen y Ferrovial.

“Las empresas tienen manga ancha para ganar todo el dinero que quieran con la concesión”

Por el momento no hay ninguna decisión tomada en materia laboral, pero en CGT avisan: “Si percibimos que se producen despidos o ceses de trabajadores de la piscina, iniciaremos un conflicto tanto con la  concesionaria como con el Ayuntamiento por ser el responsable último de la situación”.

“Saben que no va a haber ningún control”

Pero, ¿por qué se siguen manteniendo unas concesiones que están teniendo estas consecuencias? En CGT lo tienen claro: “Detrás de toda esta política está el beneplácito del Gobierno municipal, las empresas saben que en ningún momento el Ayuntamiento va a ejercer ninguna medida de control, de garantizar las condiciones de trabajo de plantilla o la calidad del empleo o de los servicios que prestan”. En este sentido, destaca que “tienen manga ancha para ganar todo el dinero que quieran con la concesión.

Uno de los mantras habituales del Ayuntamiento es insistir en que, aunque privatice el servicio, va a garantizar todos los puestos de trabajo. “Eso es mentira”, responden directamente desde CGT, que puso en conocimiento del Ayuntamiento que habían despedido a sus afiliados en Forus para sustituirlos por personal con peores condiciones de trabajo: “Nunca hubo ninguna actuación”.         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: