Juymar, uno de los clubes con más ciclistas veteranos, cumple 35 años

El refranero popular dice que las bicicletas son para el verano. Es probable que, a esta frase, se una el pensamiento que el ciclismo es un deporte para aquellos que viven también la mejor época de la vida, los jóvenes. Los miembros del Club Ciclista JUYMAR, ponen de relieve todo lo contrario, en 2018 celebran su 35 cumpleaños.

GETAFE/ 21 MARZO 2018/. El Club Ciclista JUYMAR tiene señalado un día a la semana, los domingos, cuando salen a rodar, a montar sobre la bicicleta y a compartir unas horas con los amigos a los que les une la pasión por los pedales. También los lunes están reservados, a partir de las 19:30 horas, en el centro cívico de la Alhóndiga. Lejos de los pedales y del asfalto, que por algo son carreteros, aquí se juntan para hablar de la etapa del día anterior: el recuento del gasto del coche que les acompaña, las decenas de anécdotas que dan de sí los sudados kilómetros y los pequeños pero sanos piques entre unos y otros. “Aquí no somos competitivos“, comenta Juan Carlos de la Plaza (alias Fignon), miembro del Club desde 1991 y presidente desde hace un par de años. “La idea es disfrutar de la bicicleta individual y colectivamente. Si vamos en grupo vamos protegidos. Mucho más si contamos con el vehículo del club que nos acompaña cada salida y que nos hace más visibles. Si es necesario también puede cargar con algún compañero que no pueda seguir por avería o indisposición.

“Si vamos en grupo vamos protegidos.”
Hacemos historia

Julio, el lampa, socio desde el año 1989, recuerda que desde 1981 el club ha ido creciendo. “En ese año comenzaron varios chavales a salir juntos, pero no fue hasta 1983 cuando se constituyó como asociación. Somos de los clubes ciclistas más antiguos de Getafe, sin contar con el Club Ciclista Getafe, el cual se dedica más a la competición. Clubes como el nuestro, de carácter cicloturista, estuvieron los Saunier Duval, los Almanzor y muchos otros, pero somos de los pocos que nos mantenemos desde el principio”. El origen del nombre está ligado a la tienda de bicicletas JUYMAR (de JUanita Y MARiano, sus dueños) ubicada en el barrio de la Alhóndiga. Mariano sigue siendo socio del Club, aunque apenas sale “a ver si se puede reenganchar” comenta el Lampa. Desde su origen han tenido varios altibajos en el número de ciclistas, desde los apenas 8 ciclistas que salían cada domingo a principios de los años 2000 hasta los 43 socios en activo y 3 no activos que tienen actualmente.

Espectáculo, salsa y armonía
 

Este es el dicho de Manolo, el auténtico, socio desde 1983, año de fundación del club. El auténtico es el alma máter del Club puesto que es el encargado de amenizar cada salida, poner los motes a los compañeros y organizar las comidas de inicio y final de temporada “soy el concejal de festejos”, admite. El auténtico no anda mucho en bicicleta y prefiere no salir si hace frío y viento, al contrario que el Furiaayer salí hasta Titulcia y la vuelta a Getafe con el viento de cara fue como subir el puerto de Navacerrada“. Todos coinciden en que los últimos domingos ha hecho bastante malo y no han podido salir como quisieran. Pero las ganas les pueden y alguno que otro ha cogido la bicicleta de montaña cambiando el arcén de la carretera por los encharcados caminos.

Un claro ejemplo de amor a la bicicleta es Rafa, con setenta y cinco años lleva más de sesenta montando en bicicleta. De vez en cuando su viejo cuentakilómetros parpadea y se apaga porque la distancia total recorrida no admite más de 4 dígitos y es que “Contador” (como así le llaman en honor al ciclista de Pinto) pedalea más de diez mil kilómetros al año. Al final tiene que volver a resetear el cuentakilómetros. “Rafa es todo un campeón. Cuando le apretamos en el grupo, aguanta como un jabato y no deja de repetirnos que para algunos podría ser nuestro padre y para los más jóvenes, su abuelo.

Pequeña gran familia

De nuevo Fignon remarca: “Esto es un club de amigos, una pequeña gran familia, para los que andan mucho y para los que andan poco, hasta tal punto que a los que van más lentos les llamamos Verano azul. Aquí en la primera mitad de la etapa se respeta la cohesión del grupo hasta el bocadillo y a la vuelta pueden darse cera los que quieran. Eso sí, el coche siempre va detrás de los últimos. Cualquier aficionado a la bicicleta puede salir con nosotros.

El Club Ciclista Juymar, uno de los más veteranos de Getafe, demuestra que el refranero a veces se equivoca, las bicicletas no son solo para el verano ni únicamente para los jóvenes.

Carreras y excursiones de varios días 

Sobre el corcho cuelgan fotografías, actuales y de hace algunos años porque en cada inicio de año y en cada salida inédita la foto grupal es obligada. Cuesta distinguir a algunos porque vestidos de ciclistas con los colores rojo, amarillo, azul y blanco del maillot no parecen los mismos. “Llegamos a organizar dos carreras de aficionados a finales de los ochenta” comenta el Lampa, “de la rotonda del Alcampo a la rotonda de la policía” añade Beloki. Desde hace algunos años organizan salidas de una o dos etapas, como la subida a los Lagos de Covadonga o al Tourmalet, “hemos llegado a tener un convenio con la Casa de Extremadura de Getafe para las salidas desde aquí a Guadalupe, Plasencia y Hervás. Normalmente los ciclistas salimos los sábados, hacemos noche de camino y el domingo sale un autobús con nuestra familia que va directo al destino donde nos reencontramos“. Este año van a organizar Getafe – Monasterio de Piedra haciendo parada en Sigüenza.

“Llegamos a organizar dos carreras de aficionados a finales de los ochenta”
La ropa del 35º aniversario

En la sala hay una caja enorme de dónde sacan bolsas de ropa donde está escrito el apodo de cada uno de ellos. Son los maillots y culotes que han hecho este año para la conmemoración del aniversario. El maillot es retro, volviendo al color blanco de los inicios, con las letras JUYMAR cruzando el pecho en diagonal entre unas bandas roja y azul. “Pero ahora ya no son de algodón como los de antes” añade alguien. También han dejado los diferentes emblemas del Club en los bolsillos traseros: el águila sobre la bicicleta de los ochenta y la sombra de un ciclista en pleno esfuerzo más actual. “Aunque como la prueba de la ropa la hicimos antes de navidades, cuando han ido llegando a recogerla alguno se ha dado una sorpresa y va a tener que ponerse a régimen para que le valga” comenta Fignon entre risas.

Ruth Holgado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: