La peatonalización de la calle Madrid de Getafe: de la polémica a la normalización

La calle Madrid no solo es una de las principales arterias de la Getafe, también supone un importante lugar de encuentro de sus vecinos. Unos vecinos que pueden pasear por toda la travesía sin que tengan que echarse a un lado para que pasen coches o motos.  

Pero no siempre fue así. “En aquella época pasaban pocos coches, pero no nos dejaban salir solos porque había que cruzar la carretera” recuerda el exconcejal de Urbanismo Santos Vázquez, cuya infancia la pasó en una vivienda del número 54. “Siempre ha sido una calle emblemática. Tremendamente comercial, donde se ubicaban las mejores viviendas y las familias ilustres tenían sus negocios.” 

Calle Madrid, 1976 (antes de la peatonalización)

El aspecto que hoy presenta la calle Madrid tiene origen en la peatonalización por fases que se llevó a cabo durante 15 años: desde principios de la década de los 90 hasta 2005. En aquel entonces, Getafe formaba parte de una veintena de ciudades que apostaban por soterrar las vías de tren a su paso por la ciudad y peatonalizar los casos antiguos de estas urbes.  

“Al principio, los fines de semana se cortaba la calle con una señal de tráfico, las aceras se llenaban de sillas y mesas de los bares y los getafenses se iban a pasear a la calle Madrid, lo que dio nombre en el acervo popular a uno de sus pseudónimos: ‘el tontódromo’. Te sentabas en alguna terraza y según pasaban los getafenses les hacías un traje.”, comenta Santos. Así, la calle pasó de ser una vía de tráfico y comercio, a ser también un espacio de encuentro y charla de los vecinos. “Allí te enterabas de los amoríos, de los nuevos ricos, de los recién aparecidos políticos.” 

La oposición de los comerciantes a la peatonalización les llevó a convocar una huelga 

Pero la propuesta de peatonalización, no gustó inicialmente a todo el mundo: “La calle Madrid fue muy traumática: me hicieron una semana de huelga los comerciantes porque creían que era prácticamente su ruina”. Quien habla es Pedro Castro, alcalde de Getafe durante 28 años (1983-2011) e impulsor de la peatonalización del centro de la ciudad: “Se superó aquella situación a base de mucho diálogo. Es un problema hasta que la gente se acostumbra. Ahora es una calle mucho más comercial, se usa mucho más, porque la gente no compra cuando va en coche sino cuando va andando”. De hecho, recalca que “hoy sería irreversible” e invita a “preguntar a cualquier comerciante si quiere que vuelvan a pasar coches”. 

Castro apunta que era consciente de que le podía “costar las elecciones”, ya que aunque tuvo el apoyo de IU contó con una oposición férrea: “El PP se puso del lado de los comerciantes en la primera fase, que era lo fácil”.  

El papel del comercio de cercanía 

Varios comercios de la calle Madrid han visto cómo la vía se ha ido transformando con las distintas fases de la peatonalizaciones. Son establecimientos históricos como el estanco de la Plaza de la Constitución –ya gestionado por otros dueños– o la tienda Calzados Beni-Mary, en el número 97 y que abrió sus puertas en 1978. Marisol, propietaria de este comercio, recuerda aquella polémica: “Amigos de otras ciudades comentaban que, al principio, cuesta que las calles peatonales se llenen de gente pero, pasado un tiempo, hay mucho más movimiento”. 

“La peatonalización no es solo una forma de entender la ciudad, sino también de hacerla más humana y amable. En Getafe se ha paralizado ese avance progresivo de humanizar la ciudad”, lamenta Pedro Castro. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: