Las fiestas de Las Margaritas en los años 80, una ‘explosión’ de fraternidad entre vecinos

¿Cómo eran las famosas fiestas del barrio de Las Margaritas en el Getafe de los años 80? Llega septiembre y, con él, las fiestas que los vecinos organizan cada año, pero nos adentramos en la historia de nuestra ciudad para recordar cómo los jóvenes del vecindario consiguieron llevar a cabo una auténtica festividad popular.  

“Explosión festiva”. Así recuerda el mes de septiembre de 1983 el escritor Gonzalo Mora, entonces un joven vecino del barrio que participaba en la Casa de Juventud de Las Margaritas, ya desaparecida. Apunta que “el motor” fue este espacio, aunque habría sido difícil desarrollar el proyecto de no haber sido por la colaboración de otras organizaciones vecinales. 

“En aquellos años pudimos organizar y desarrollar unas fiestas  de gran éxito entre los vecinos, hasta el punto que todos los que vivieron aquello lo recuerdan con mucha nostalgia”, explica Mora. Una de las iniciativas con mayor acogida fue la de invitar a todo el vecindario a adornar las calles del barrio. “La idea tuvo una grandísima aceptación y todas las calles se engalanaron con banderas y farolillos”, explica, a lo que añade que “la gente se animó a salir también a los portales, sacaron mesas y organizaron comidas populares”. 

También había charangas que iban por el barrio al caer de la tarde, animando a la gente a salir y dar una vuelta por sus calles. Además, en algunas ocasiones, la música iba acompañada de un desfile de gigantes y cabezudos. También se organizaban otra serie de actividades culturales, como actuaciones de teatro o unas jornadas de cine.  

Pero más allá de las distintas iniciativas, si algo caracterizó estas fiestas fue “el surgimiento de un sentimiento de fraternidad entre todos los vecinos del barrio”. De este modo, Mora recuerda que “en aquellos años todos teníamos la conciencia de pertenecer a Las Margaritas y eso hizo que toda la gente remase en una misma dirección. Fueron años muy bonitos”.  

Aunque el escritor vivió en este barrio durante 20 años, tuvo que marcharse a mediados de los 90, aunque lo visita siempre que puede. Mora asevera que, sin querer “resultar pretencioso ni vanidoso”, las fiestas a día de hoy han perdido de “esa fuerza y esa pujanza que hubo aquellos años”: “Gracias a la fuerza de la juventud pudimos sacar adelante las fiestas. Hoy por hoy falta un poco de ese empuje”.  

Mora es autor de dos novelas ambientadas en Las Margaritas, “Tierra de Aluvión” y “Casa de Juventud”. En esta última se relatan numerosos acontecimientos que ocurrieron en este centro durante este periodo y, precisamente, un capítulo lo dedica a las fiestas del barrio. “Ahí se recoge con detalle lo que se vivió aquellos años. Se pasó de unas fiestas típicas de barrio a unas fiestas más participativas en las que se hacían muchas más actividades”, recuerda el escritor.  

Este movimiento juvenil no se limitaba a jóvenes del barrio. Mora recuerda que vecinos de otras partes de Getafe también se acercaban a esta Casa de la Juventud: “Animamos todo aquello bastante”. Así, en este espacio había desde un local de ensayo para grupos de rock locales hasta una biblioteca que llegó a alcanzar 3000 ejemplares. “Teníamos muchas cosas y todas buenas”, añade. 

¿Cómo acabó aquello? La Casa de Juventud se cerró porque resultaba “un tanto molesta al poder municipal” y las fiestas fueron perdiendo su empuje, “se fueron diluyendo en el tiempo”. Para Mora, el cierre del centro fue una “estrategia del Gobierno municipal porque resultaba incómodo”, ya que criticaban muchas de sus políticas. Por ejemplo, pese a la escasez de medios, cada mes editaban un boletín informativo que distribuíamos gratuitamente por los buzones de todo el barrio: “Ahí muchas veces le dábamos caña al Gobierno, y eso generaba incomodidades. Finalmente decidieron acabar con nosotros, es la vieja historia de siempre”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: