Segundo colegio en Los Molinos: por un Ayuntamiento valiente y comprometido

En Ahora Getafe apostamos por un nuevo modelo de ciudad: justo socialmente, sostenible medioambientalmente y equilibrado territorialmente

GETAFE/15 FEBRERO 2018/. Esto pasa inexcusablemente por concebir los barrios como la unidad social, política y territorial desde la que garantizar los servicios más básicos. La proximidad facilita el acceso de la ciudadanía a los mismos, es más ecológica y tiene grandes beneficios sociales, porque refuerza los vínculos comunitarios entre vecinas y vecinos.

Nadie negará que contar con una oferta educativa pública y de calidad en el barrio en el que vivimos contribuye tanto a la calidad de la enseñanza que reciben nuestras hijas e hijos como al desarrollo social del barrio, porque facilita que las relaciones sociales del alumnado, así como de la comunidad educativa en su conjunto, se generen en un espacio de proximidad y cercanía. También evita desplazamientos diarios en vehículos motorizados, que no es un asunto menor en una ciudad con unos índices de contaminación tan altos como los que padecemos en Getafe. Es por ello que la oferta educativa pública en un barrio como Los Molinos, que tiene una alta natalidad, debería ser la prioridad absoluta de cualquier gobierno municipal que quiera vertebrar social y territorialmente Getafe.

El Gobierno Municipal del PSOE ha llegado a afirmar que el barrio de Los Molinos no necesita una escuela infantil pública porque ya cuenta con una privada. Es vergonzoso que la alcaldesa Sara Hernández enarbole la bandera de la defensa de la escuela pública cuando se trata de exigir a la Comunidad de Madrid pero luego tenga este tipo de planteamientos. En Ahora Getafe siempre hemos defendido que la escuela pública es la única capaz de educar en valores y garantizar la cohesión social. La escolarización en la etapa de 0-3 es fundamental para el desarrollo psicomotor durante la niñez (y por ello es importante que se produzca en un entorno cercano y familiar) y también es una buena manera de facilitar la conciliación, sobre todo a las familias más precarias y a las mujeres, que son las que, con mayor frecuencia y grado, asumen las labores de cuidados, resultado del sistema patriarcal en el que vivimos; por ello es importante que su servicio se preste desde lo público. Por este motivo es absolutamente inaceptable que, 6 años después de la entrega de las primeras viviendas, en el barrio de Los Molinos sigamos sin contar con una escuela infantil pública.

Por otro lado, por todos son conocidos los problemas que está acarreando el modelo de construcción por fases de centros educativos impulsado por la Comunidad de Madrid en el CEIP Miguel de Cervantes de Los Molinos: las obras están paralizadas y la construcción incompleta. Esto supone que muchas niñas y niños reciban la educación entre escombros y obras, o que tengan que desplazarse todos los días en autobús hasta otro barrio, con todos los problemas y molestias que ello acarrea a una edad tan temprana. Pero es que además, incluso una vez terminado este colegio, las plazas que podrán ofertarse en el CEIP Miguel de Cervantes serán insuficientes teniendo en cuenta que en Los Molinos viven cerca de 700 niñas y niños de 0 a 2 años. Es por eso que el barrio necesita sin lugar a dudas un segundo colegio con urgencia, y ni el gobierno regional de Cristina Cifuentes ni sus socios de Ciudadanos parecen estar pensando en ello (y si lo estuvieran probablemente sería desde una perspectiva mercantilista, allanando el terreno para la instalación de un centro privado-concertado. Por eso desde Ahora Getafe presentamos al Pleno una proposición para que el Ayuntamiento no ceda suelo municipal para la construcción de ningún colegio de este tipo. Esta moción fue aprobada por el Pleno con los votos en contra de PP y Ciudadanos).

Son numerosas y diversas las acciones que desde Ahora Getafe hemos realizado para exigir al Gobierno del PP de la Comunidad de Madrid la calidad educativa, traducida en infraestructuras, para Getafe, y en concreto para el barrio de Los Molinos, así como denunciando la situación provocada por su modelo de construcción por fases. Hemos llevado varias proposiciones al Pleno del Ayuntamiento, hemos publicado sendos artículos en la prensa y nuestra web, hemos realizado una solicitud de comparecencia del Consejero de Educación de la mano del Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid para debatir sobre el  abandono de las obras de múltiples centros educativos públicos en la región, entre los que se encontraba el CEIP Miguel de Cervantes, hemos presentado junto a otras candidaturas municipalistas una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción por el abandono de las obras para la construcción de la segunda fase del colegio y hemos redactado aportaciones a la Proposición No de Ley (PNL) por el Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid contra la construcción por fases de los centros educativos.

Sumado a ello, hemos apoyado y participado desde el principio en las movilizaciones de la comunidad educativa de Los Molinos, ya que los actos reivindicativos han sido constantes y cada vez han contado con mayor apoyo social. Sin embargo, las obras del CEIP Miguel de Cervantes siguen paradas y todo apunta a que los problemas de capacidad del centro irán en aumento los próximos cursos, dada la alta natalidad del barrio.

Ante esto, el Ayuntamiento de Getafe no puede quedarse de brazos cruzados, echando balones fuera sin buscar soluciones. Un Ayuntamiento no puede conformarse con cumplir con las competencias que le son estrictamente propias: tiene que tener iniciativa y liderazgo público para sentar las bases del modelo de ciudad que quiere construir, poniendo las necesidades de la gente en el epicentro de la política. Por eso, desde Ahora Getafe hemos exigido de cara a aprobar los presupuestos municipales 2018, que se incluya una partida presupuestaria para un nuevo centro educativo modelo 0-12 años en el barrio de Los Molinos, es decir, escuela infantil y colegio en un mismo centro. El objetivo sería firmar un convenio con la Consejería de Educación autonómica para que el colegio sea construido inicialmente con dinero de las arcas municipales para que posteriormente la Comunidad de Madrid compense a plazos esta inversión al Ayuntamiento. Se seguiría así el modelo de financiación del CEIPSO La Luna, construido por el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid tras un acuerdo con la Comunidad de Madrid, y que ha sido abierto con éxito en septiembre del presente curso escolar.

Con esta propuesta conseguiremos que:

1.- El colegio y la escuela infantil estén en un mismo centro educativo, con todos los beneficios que eso reporta al conjunto de la comunidad educativa (coordinación de proyectos pedagógicos, reducción de trámites de matriculación, mantener la misma comunidad educativa desde la primera etapa escolar…).

2.- Se garantice que la construcción del centro se realice en una sola fase, evitando así todas las problemáticas derivadas del modelo de construcción por fases que sigue la Comunidad de Madrid.

3.- La construcción esté en tiempo y forma, para poder asumir la demanda educativa del barrio, sin esperar a una hipotética toma en consideración de las demandas ciudadanas de Los Molinos por parte de la Comunidad de Madrid.

4.- El Ayuntamiento de Getafe pueda incluir en el proyecto elementos interesantes para el desarrollo de la actividad educativa y que no se incluyen en los que suele redactar la Comunidad de Madrid, como por ejemplo una cocina propia para no tener que recurrir a catering en las comidas del comedor.

5.- Al Ayuntamiento de Getafe no le suponga ningún coste adicional: sólo sería un adelanto de la inversión para evitar que la inacción de la Comunidad de Madrid condene a otras tantas generaciones de Los Molinos a tener que desplazarse todos los días a otro barrio para estudiar en un colegio o en una escuela infantil pública.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Getafe ya firmó un convenio con la Comunidad de Madrid gracias al cual en 2009 el CEIP Vicente Ferrer, del barrio de El Bercial, fue construido por el Ayuntamiento y pagado con presupuesto municipal (por un gobierno socialista del que formaba parte la actual alcaldesa). Sin ir más lejos, la primera fase del CEIP Miguel de Cervantes fue construida y pagada por el Ayuntamiento de Getafe. En cuanto a la escuela infantil de Buenavista (cuyo servicio será prestado por la Comunidad de Madrid y por tanto la competencia de su construcción también es autonómica), existe el compromiso por parte de la alcaldesa de que va a ser construida y pagada íntegramente por el Ayuntamiento de Getafe cuando firme un convenio con la Consejería de Educación, algo de lo que además presumió en el último Pleno de febrero: “Estamos esperando a que la Comunidad de Madrid se pronuncie sobre el modelo 0-12 que le hemos propuesto para el colegio de Buenavista. De esta manera podemos construir de manera conjunta, la Comunidad el tramo de 3 a 12 años, y el Ayuntamiento el tramo de 0 a 3, aún sin tener competencias, porque el Ayuntamiento siempre es valiente y adopta y afronta esas inversiones que son necesarias aun no teniendo competencia”.

Quedando claro que no existe ningún problema competencial que nos impida hacerlo, debe quedar claro que ni siquiera es esto lo que proponemos. Planteamos algo aún mucho más ventajoso para el Ayuntamiento, y por ello entendemos que debe ser una propuesta de consenso entre aquellos que defendemos la enseñanza pública: que al igual que en el caso de Rivas-Vaciamadrid, esa inversión sea compensada posteriormente, sin suponer ningún gasto real para las arcas municipales. El Ayuntamiento sólo adelantaría la inversión y de lo único que se encargaría es de poner el esfuerzo, el trabajo y la voluntad para que el centro educativo 0-12 años esté en tiempo y forma para cubrir las necesidades del barrio. Si en otros casos el Ayuntamiento ha asumido o pretende asumir no sólo la construcción sino también el coste de inversiones que son competencia de la Comunidad de Madrid, y nadie ha  mostrado su oposición a ello ¿por qué no asumir el simple adelanto de la inversión en el caso de Los Molinos?

Evidentemente, no es lo ideal. Lo lógico sería que lo construyera directamente la Comunidad de Madrid, pero lamentablemente tenemos un gobierno autonómico que ni apuesta por la educación pública ni por la comarca sur de Madrid, y contra el que no vamos a dejar de luchar hasta echarlo (por algo apoyamos, a diferencia de PSOE o Ciudadanos, la moción de censura presentada contra Cristina Cifuentes). Cualquier niña o niño de la región debería tener garantizado el acceso a la educación en su barrio, con independencia de que el Ayuntamiento de su municipio tuviera la capacidad o la voluntad de adelantar o asumir la inversión de una infraestructura educativa que no le es competencia propia. Por eso tenemos claro que la nuestra es una propuesta de carácter excepcional y no extensible a una forma general de proceder, ya que sería absolutamente inviable (jurídica y económicamente) que el Ayuntamiento asumiera la inversión inicial de todas aquellas infraestructuras de competencia autonómica que son necesarias para Getafe y que ni están ni se les espera. Pero tener proyecto de ciudad significa tener claro cuál es la situación real del municipio, estudiar las distintas especificidades socio-demográficas de los barrios, comprender la dimensión de las diferentes necesidades que existen y establecer prioridades, diseñando soluciones creativas dentro de las posibilidades jurídico-materiales que haya, pero sabiendo también que es importante establecer hojas de ruta que desdibujen en la medida de lo posible los límites formales que tiene una institución; esto es clave para poder generar dinámicas de cambio y progreso.

Las administraciones que funcionan de manera excesivamente formalista suelen tener poca capacidad de intervención sobre la realidad material, y en Ahora Getafe tenemos un modelo de ciudad distinto y hemos venido a consolidarlo. Es por eso por lo que exigimos esta inversión para apoyar los presupuestos municipales para 2018. Queremos ir hacia una ciudad cohesionada social y territorialmente, y eso exige entender que la falta de oferta educativa en un barrio como Los Molinos (el que más crece de todo Getafe) supone una problemática de dimensiones excepcionales que justifica políticamente una solución excepcional (máxime cuando el Ayuntamiento es una administración que, en tanto que parte del Consorcio Urbanístico de Los Molinos-Buenavista, es corresponsable de la falta de planificación y previsión en materia de infraestructuras para ambos barrios.)

El Ayuntamiento de Getafe tiene los recursos para asumir este proyecto, ya que una inversión de este tipo puede financiarse mediante ingresos extraordinarios obtenidos a través de la venta de suelo industrial de propiedad municipal. Esto no generaría ningún perjuicio patrimonial al Ayuntamiento (ya que al recuperarse la inversión posteriormente, podría destinarse a una nueva infraestructura municipal y no habría una merma del patrimonio) y no supone recortar el resto de los gastos corrientes del presupuesto municipal (ya que éstos se financian a través de ingresos corrientes, y aquí estamos hablando de financiarlo a través de un ingreso extraordinario). Dicho esto, parece claro que no hay excusa (más allá de una falta de voluntad) para no asumir este proyecto.

Hay quien puede pensar que esto es “sacarle las castañas del fuego” a Cristina Cifuentes, y hacerle el trabajo, evitando que su desinterés o falta de apuesta por la escuela pública le pase factura. Negamos la mayor: es sacarle las castañas del fuego a centenares de niñas y niños del barrio de Los Molinos ante la evidente falta de perspectivas de poder estudiar en su barrio. Esto es muy importante en un momento en el que debemos pensar más en clave de ciudad que en clave electoral. Las disputas políticas ente diferentes partidos tienen que pasar a un segundo plano cuando la ciudadanía está sufriendo problemas tan graves. Pero es que además ocurriría justo lo contrario. No habría nada que evidenciase más que lo de Cifuentes es un intento premeditado de desmantelamiento de la escuela pública que el poner sobre la mesa y materializar alternativas viables, fácilmente palpables por la ciudadanía, como la que estamos proponiendo desde Ahora Getafe. Demostraríamos que cuando se quiere, se puede. Ahora le toca a Sara Hernández decir si ella quiere o no.

Marta Esteban Viñas, Pedagoga, Profesora Técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC) y Coportavoz de Ahora Getafe

Daniel Pérez Pinillos, Profesor de Secundaria, vecino de Los Molinos y Concejal de Ahora Getafe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: