Servicio de Atención a Domicilio municipal: cuando la precariedad tiene rostro de mujer

Somos las nadie, las invisibles” asi se sienten las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio municipal privatizado en Getafe que ejecutan empresas del sector de la construcción

GETAFE/24 FEBRERO 2018/.El servicio de ayuda a domicilio municipal (SAD municipal, en adelante) es uno de tantos servicios privatizados en Getafe. La última vez que salió a licitación fue en 2016, cuando ya gobernaba la actual alcaldesa Sara Hernández “El PSOE no contó con las auxiliares para redactar el pliego de condiciones cuando somos las que de verdad sabemos las necesidades del servicio” dice Concha Real, delegada sindical por CCOO en la empresa.

“El PSOE no contó con las auxiliares para redactar el pliego de condiciones cuando somos las que de verdad sabemos las necesidades del servicio”

El SAD municipal es un servicio que se encarga de atender a gente con necesidades en su propia casa. Son usuarios desde personas dependientes hasta gente en riesgo de exclusión social, pasando por enfermos paliativos o menores en situación de desamparo. Un servicio cuyo objetivo es dignificar a las personas pero que sin embargo mantiene a sus trabajadoras, mujeres todas, en la más absoluta precariedad.

La mayoría tenemos una jornada laboral de 25 y 30 horas semanales de lunes a domingo, muchos días con horario partido. Esto nos dificulta conciliar con nuestra vida familiar y buscar otro empleo para compensar que apenas cobramos unos 600 o 700 euros mensuales. Además, Valoriza nos está pagando las horas extra por debajo de lo establecido en el convenio de la porque aseguran que no hay dinero suficiente, y el Ayuntamiento no hace nada para remediarlo. A esto hay que sumarle que con esta jornada parcial nos va a ser imposible jubilarnos” – lamenta Concha.

Actualmente, la gestión de este servicio municipal está en manos de Valoriza, una de tantas filiales de grandes empresas de la construcción que, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, han visto un nuevo nicho de negocio en la gestión de servicios públicos privatizados. Son, sin embargo, empresas que nada tienen que ver con el sector socio-sanitario.

Antes, cuando teníamos que intervenir en un domicilio de un usuario con síndrome de Diógenes, la empresa municipal LYMA se encargaba de hacer una limpieza de choque. Ahora, eso nos toca hacerlo a nosotras. Sentimos que nos tratan como un servicio barato de limpieza a domicilio

Las trabajadoras se quejan además de las obligaciones que han tenido que asumir desde que se les está adjudicando el servicio a estas empresas. “Antes, cuando teníamos que intervenir en un domicilio de un usuario con síndrome de Diógenes, la empresa municipal LYMA se encargaba de hacer una limpieza de choque. Ahora, eso nos toca hacerlo a nosotras. Sentimos que nos tratan como un servicio barato de limpieza a domicilio”. Pero también les toca hacer tareas administrativas que ni están entre sus funciones ni están remuneradas. Un auténtico calvario para toda la plantilla, pero sobre todo para las trabajadoras que prestan su servicio en Perales del Río, ya que tardan casi 40 minutos en desplazarse hasta la oficina.

Trabajan con unos guantes de aseo que no se adaptan por completo a la mano y dejan pasar todos los fluidos dentro. Un auténtico riesgo no sólo para las trabajadoras, que tratan con personas con enfermedades infecto-transmisibles, sino para todos los usuarios que están en contacto con ellas a lo largo del día. ¿El argumento de la empresa Valoriza? Que cada caja de guantes de nitrilo, material  que sí se adapta a la mano, cuesta 5 céntimos más. “El Ayuntamiento no debería consentir este tipo de cosas, es un servicio que nos cuesta 1.100.000 euros anuales a todos los vecinos

“El Ayuntamiento no debería consentir este tipo de cosas, es un servicio que nos cuesta 1.100.000 euros anuales a todos los vecinos”

Sin embargo, muchas de ellas se están organizando en la Plataforma Estatal de Ayuda a Domicilio, SAD, para exigir que este servicio se vuelva a prestar desde lo público “Estas empresas, filiales de constructoras, nada tienen que ver con el mundo socio-sanitario y no tienen ni idea del servicio. Pero además ya se ha demostrado que cuando metes a empresas con ánimo de lucro a gestionar estos servicios, la calidad del servicio que recibe el ciudadano es peor y las condiciones laborales de las trabajadoras lamentables”, afirma tajante Concha Real. En Getafe, el pleno del Ayuntamiento aprobó por mayoría una proposición que instaba al Gobierno a municipalizar este servicio, pero desde la concejalía de Asuntos Sociales no se han reunido ni una sola vez con las trabajadoras “Somos las nadie, las invisibles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: