¡Vecino Come Ladrillo!

233 familias de Getafe se quedan sin la ayuda en el pago del IBI de 2017 por la falta de planificación presuestaria del Gobierno de Sara Hernández

EDITORIAL/MARZO 2018/.Esto han pensado las 233 familias de nuestra ciudad que en las últimas semanas han recibido la notificación de que no van a recibir el reembolso del IBI del año 2017 pesé a cumplir los requisitos exigidos. Esta situación viene motivada por la escasez del presupuesto asignado a esta partida para el año pasado. Un ejercicio donde casualmente a las cuentas municipales le han sobrado casi treinta millones de euros.

Los datos son demoledores. 570 familias han solicitado la ayuda, 239 van a ser los afortunados en volver a recibir en sus cuentas bancarias el IBI que ya pagaron el año pasado. 213 de esas familias recibirán el IBI en virtud de la aplicación del baremo respecto a los hijos a su cargo. Otras 26 han sido las agraciadas por el simple hecho de que el valor catastral de sus viviendas es el inferior entre las solicitudes presentadas.

Mientras 233 familias se quedan sin recibir la ayuda debido a la falta de previsión del gobierno municipal en la asignación de presupuesto para esa partida. Vecinos que en muchos casos no perciben más que los 426 € del subsidio de ayuda familiar no recuperarán los más de 300 € de media que abonaron en el periodo de pago voluntario del impuesto, sin mencionar los casos más dramáticos de personas que pagan más de este impuesto que lo que perciben en un mes corriente.

El desbarajuste en las denominadas ayudas al pago del IBI nació con el gobierno de Juan Soler. A bombo y platillo los populares alardearon del destino de 50000 € para ayudar en el pago del impuesto. Olvidaron mencionar la letra pequeña que impedía a los inmuebles con un valor catastral superior a la media solicitar dicha ayuda, obviando las condiciones económicas de los residentes en la vivienda. El resultado solo gastaron 6000 euros en el momento álgido de la crisis.

A la llegada de Sara Hernández a la alcaldía se suprimió ese criterio y se triplico la cantidad destinada al pago del impuesto, 150.000 euros para el año 2016. 133 familias fueron las agraciadas pero sólo se repartieron algo menos de 45.000 euros. Y decidieron que para 2017 iban a dedicar  la mitad, 75.000 €.

Curiosamente estas ayudas vienen otorgándose en los meses estivales, con los veinte días desde su publicación en el BOCAM. Un diario muy leído por los vecinos como todos conocen. Pero este año el tiro salió por la culata, funcionó el boca a boca. Y los vecinos acudieron en masa. Las necesidades de la población afloraron y el dinero fue insuficiente. ¿Solución? Aplicar el valor catastral para decidir en las necesidades de los vecinos.

Las denominadas políticas sociales del Ayuntamiento de Getafe vuelven a quedar en evidencia. Es necesario un plan integral de servicios sociales con un presupuesto adecuado. No pueden seguir usándose las necesidades de los vecinos como espectáculos pirotécnicos de propaganda del edil de turno. ¿No decían que la crisis había acabado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: