Vivir apretando los dientes

Cruz Roja Getafe trabaja para que en el municipio cada vez haya menos personas en riesgo de exclusión social

GETAFE/22 FEBRERO 2018/. La sociedad les ha dado la espalda. Sobreviven con lo que ganan en trabajos temporales o a media jornada. “Siempre apretando los dientes, con miedo a si podré hacer frente o no a los pagos de mi casa mañana”. Marta, Álvaro o Fernando son los nombres propios de tres historias, tres dramas, tres vidas. Sobreviven a la crisis que les quitó todo “y de la que a veces pienso no podremos salir nunca”. El trabajo que hacen desde ONGs como Cruz Roja sirve “para que podamos respirar”.

“Nunca me hubiese imaginado que con 40 años iba a tener que estar compartiendo piso”

Álvaro tiene 43 años y hace 14 que compró el piso de protección oficial en el que vive en El Bercial. “Tenía 29 años cuando me inscribí en una cooperativa. Por entonces era mileurista y tenía contrato indefinido como repartidor en una empresa. Tras años de espera, con 33 firmé mi hipoteca y me entregaron las llaves de mi casa. Con 35 me quedé sin trabajo. Mi empresa quebró. Desde entonces no he levantado cabeza. He ido encadenando trabajos temporales con otros a media jornada… Y así sigo”. A día de hoy Álvaro paga su hipoteca, completando sus ingresos alquilando dos habitaciones de las tres que tiene su casa. “Nunca me hubiese imaginado que con 40 años iba a tener que estar compartiendo piso. Mi futuro es incierto. Vivo apretando los dientes, con miedo a si podré hacer frente o no a los pagos de mi casa mañana”.

“La burocracia y `la vergüenza´ me echan para atrás muchas veces a la hora de pedir ayudas”

Marta vive en Juan de la Cierva junto a su hija de 5 años. Hace dos años que se separó de su marido que tenía problemas con el alcohol. “Trabajo en un comedor escolar como monitora y limpiando casas. Mis padres viven en pequeño pueblo en Galicia y aquí no tengo a nadie que me pueda echar una mano. Sólo pueda trabajar mientras que ella está en el colegio. El resto del tiempo estamos juntas. Los 600 euros que reúno a duras penas cada mes me dan para poco”.

Las ayudas que recibe de la Administración pública o de ONGs son escasas. “Intento ir tirando con lo que tengo. La burocracia y `la vergüenza´ me echan para atrás muchas veces a la hora de pedir ayudas. Mis vecinos y amigas me echan una mano en lo que pueden: llevar y recoger a la peque del cole, me dan comida o me dejan ropa. En los Servicios Sociales del Ayuntamiento lo más que he conseguido es una ayuda para el pago de suministros de poco más de 20 euros al mes. A veces pienso no podremos salir nunca del hoyo, pero sigo luchando cada día por ella”.

Con 55 años y dos hijos “ya criados”, Fernando se quedó en el paro cuando el establecimiento familiar en el que trabajó desde que era prácticamente un niño cerró por la crisis. “¿Dónde voy yo ahora con 60 años a pedir trabajo? Se me vino el mundo encima. La depresión me hundió y no quería salir de casa. Engordé 20 kilos en tres años. Hoy malvivo con poco más de 400 euros porque mis ahorros se han acabado. Me ayudan mis hijos, cuando el que tendría que estar ayudándoles soy yo”. Y también Cruz Roja. “Gracias a ellos sigo respirando”.

Intervención social

Patricia Moreno, directora técnica de la Asamblea Local de Cruz Roja Getafe conoce por desgracia muchos casos similares a los de Álvaro, Marta o Fernando. “Dentro de intervención social contamos con varios proyectos y en todo ellos se establece un plan personalizado dirigido a la persona que solicita la ayuda y su entorno para mejorar su situación, en función del diagnóstico previo”.

Cruz Roja Getafe: “No entendemos una intervención cuyo objetivo no sea que la persona pueda encontrar un empleo y salir de esa situación”

Entre los proyectos que Cruz Roja Getafe tiene hoy en marcha destacan desde aquellos que buscan paliar las necesidades básicas “como pueden ser el ropero o el banco de alimentos” hasta aquellos que buscar cubrir necesidades urgentes, como pueden ser ahora en invierno los denominados casos de pobreza energética: “Ayudamos a pagar a las familias, el agua, el gas o la luz. Paralelamente tenemos otros proyectos más relacionados con la intervención con menores, como pueden ser las ayudas para adquisición de material escolares o la campaña navideña de juguetes que solemos hacer cada año y que en 2017 permitió que 250 niños y niñas tuvieran sus juguetes en Navidad”.

Nos preocupa la situación de vulnerabilidad de nuestros mayores

Cruz Roja Getafe pone el foco en la situación de vulnerabilidad en la que viven algunos de nuestros mayores. “Sabemos que los barrios más antiguos de la ciudad se han convertido en  jaulas para ellos, al tratarse de viviendas en las que no pueden instalarse ascensores, por ejemplo. Por eso estamos impulsando programas preventivos como la teleasistencia y otros de acompañamiento a personas con problemas de movilidad, deterioro cognitivo, etc. Necesitamos más voluntarios”.

La intervención social también utiliza las nuevas tecnologías. De hecho, Cruz Roja Getafe ya trabaja con tres dispositivos diferentes. Uno de estos sistemas se conoce como LoPe, un localizador para personas con deterioro cognitivo. “Es muy útil para el típico caso de un mayor con demencia que se desorienta y pierde”. El dispositivo funciona de la siguiente forma: Se establece un área de seguridad en torno al domicilio y cuando el usuario sale de ese radio salta una alarma. A través de una APP o web la familia puede localizar al momento al usuario.

Plan de Empleo

No entendemos una intervención cuyo objetivo no sea que la persona pueda encontrar un empleo y salir de esa situación”. En 2017, pasaron por estos itinerarios de Cruz Roja Getafe 271 personas, algunas de ellas bajo una situación de pobreza cronificada. “El 33% de los participantes consiguieron un empleo”. En total se produjeron 90 inserciones en sectores como el de logística y almacén, atención al cliente, hostelería o limpieza.

Además, desde 2016 la zona sur de Madrid cuenta con una unidad de emergencia social. En 2017 Cruz Roja asume la emergencia social de toda la Comunidad de Madrid, excepto la capital en manos del Samur Social. De los 1.480 usuarios atendidos por encontrarse en situación de emergencia social el pasado año por este servicio, como pueden ser las personas que viven en la calle,  83 eran de Getafe. A estos casos hay que sumarles 4 personas más como beneficiarios indirectos y 19 menores, en total 106 personas, que suponen un 7% de la población total. “Es un número importante”, apunta Moreno que destaca que el sur es donde más casos de este tipo se atienden.

Hazte socio o voluntario

Cruz Roja Getafe cuenta con un presupuesto anual cercano al millón de euros. “Sin las aportaciones de nuestros socios y la implicación de los voluntarios no llegaríamos a la mistad de las familias a las que atendemos”, explica Patricia Moreno, directora técnica de la Asamblea Local de Cruz Roja Getafe.

En Getafe, Cruz Roja cuenta con un número importante de socios: 4.600. “Además colaboran con nosotros 491 voluntarios y voluntarias. “Nuestro orgullo. Si alguien no sabe aún como colaborar con Cruz Roja que se pase a conocernos por nuestra sede de la calle Alonso de Mendoza, junto a la estación de MetroSur”.

Ruth Holgado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: